BRISOL_NAKATAMALES

Los nakatamales el manjar de dar y recibir.
Brisol García García.SEMYRA MICHOACÁN A. C. y Universidad de Guanajuato. México.
brillosol@hotmail.com 

Resumen
La presente ponencia discurre en lo que ocurre durante la preparación de los nakatamales unos de los manjares que ofrendan las cocineras tradicionales p´hurpécha (p´huré) de la población de Angahuan, Michoacán México, la noche del día 2 de noviembre a sus muertos. Las mujeres P´huré consanguíneas  de  la casa donde se celebra y se recuerda a un muerto llevan  un pequeño regalo como: ropa para el muerto , fruta o pan, chiles para elaborar el churipo que se degustará ese día y la anfitriona  en correspondencia a este acto del presente las invita a preparar nakatamales, churipo y corundas y; en reciprocidad a este nuevo gesto de las consanguíneas al final de la jornada la anfritriona de la casa les da una bola de masa para que prepararen ahí mismo  sus propios nakatamales y luego los cuezan en sus “fogones o  paranguas”. Esta es una manera de dar las gracias entre las mujeres “cocineras p´huré” que van ayudar a una fiesta, sin embargo, las consanguíneas al despedirse de los anfitriones de la casa pronuncian la frase en p´hurepecha de Dios me llamo kiu o gracias en español. Motivo por el cual en este trabajo a este acto de dar ayudar se le ha equiparado con el Don del dar y recibir que el sociólogo Marcel Mauss encontró en Polinesia, pero aquí en el caso particular del análisis de este trabajo se le ha denominado como el Don del Dios me llamo kiu o gracias en el español del castilla. 

Palabras Clave
Cocina tradicional, nakatamal, tamal, compartir y ofrenda.